Helsinki splanadi

Finlandia: un destino anti ‘blue monday’

Las fiestas navideñas quedan lejos: lo justo para darnos cuenta de que este año tampoco (¿y van cuántos?) cumpliremos nuestros propósitos de Año Nuevo. Si a esto le unes los gastos de Navidad, la cuesta de enero, que hace frío y que anochece muy pronto, el resultado está claro: estás viviendo el día más triste del año, lo que publicitariamente se conoce como blue monday. Es el tercer lunes de enero, un momento para combatir a base de felicidad en estado puro, por ejemplo, visitando el país más feliz del mundo que, según el Informe Mundial de la Felicidad 2021 y por cuarto año consecutivo, es Finlandia.

Si es tu primera vez en Helsinki, un punto de referencia clave para adentrarte en el universo suomi (el término Finlandia proviene del inglés) es el Esplanadparken. Tras la hibernación, este bulevar de aire parisino –de Carl Ludwig Engel– da el pistoletazo de salida para que sus jardines cambien la nieve por cestas de picnic y la terraza del Kappeli –cerrado por reformas hasta mayo de 2022– esté a rebosar. Aquí encontrarás también las grandes tiendas –Stockmann, Iittala…– y unas cuantas estatuas que te contarán la historia del país. Como la de Havis Amanda, la Hija del Báltico, un símbolo de la ciudad y el equivalente finlandés a La Sirenita de Copenhague. O la dedicada a Zacharias Topelius, un apasionado y particular escritor.

El espacio es único para tomar el pulso a la ciudad. Cosmopolita y festivo, mézclate con los grupos de estudiantes y músicos callejeros, eso sí: con bullicio controlado unos, y placas solares para el amplificador, los otros. Y todo, según reza el cartel, en zona libre de drones. Lo más normal en un país enamorado de la naturaleza, que tiene el 75% de su suelo cubierto de bosques y los baños del aeropuerto sonorizados con el canto de los pájaros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.