Cagliari-Via Roma-Carmen-R-Pinos-El-viajero-global

Alghero vs. Cagliari, dos joyas sardas para descubrir antes del verano

Cerdeña, uno de los destinos top del turismo de playa en Italia, es también una de sus regiones más desconocidas. Con un tamaño accesible para recorrer en coche –la superficie ronda los 24.000 km2–, los grandes polos urbanos se sitúan en el norte y el sur, separados por los 260 km que mide la isla de largo. Son Alghero y Cagliari, el aire refinado y con sabor catalán de la primera y el bullicio de gran ciudad de la segunda, dos caras de un mismo territorio con ofertas muy diferentes que, en estos meses, libres aún de cruceros, trolleys y autocares repletos de turistas, muestran su cara más genuina. Recorremos Alghero vs. Cagliari, dos joyas sardas para descubrir antes del verano.

1. El puerto de la Balçaruneta (Barceloneta)

Alghero. Puerto | Carmen R. Pinos

Los cuatro siglos de dominación de la Corona aragonesa-catalana han dejado huella en Alghero, la tercera ciudad de Cerdeña, situada en el extremo noroeste de la isla. Aquí no se habla catalán, pero te entenderán si es tu idioma, y te sorprenderá ver más de un cartel y carta de restaurante en esta lengua. Un paseo por el puerto te transportará a este antiguo pueblo pesquero y al origen de su nombre: Alghero proviene de las algas que se depositan en la playa de San Giovanni los días de marejada.

2. La Catedral de Santa María Inmaculada, mejor por dentro

Catedral de Alghero | Reinhold Bierbaumer. Bierli. Pixabay

La huella catalana es evidente también en el casco viejo y su arquitectura. En la Piazza del Duomo, en pleno centro, la Catedral de Santa María es una visita más que recomendable. Su sobrio diseño gótico catalán no te llamará la atención –excepto por la forma octogonal de la torre–, pero esta joya del siglo XVI esconde muchas sorpresas en su interior: las nervaduras de sus bóvedas, sus altares –la influencia catalana hace que incluso tengan una copia de la Moreneta– y las vistas desde lo alto del campanario.

3. La Iglesia de San Miguel, a todo color

Alghero. Iglesia de San Miguel | Carmen R. Pinos

Los colores de la cúpula de la Iglesia de San Miguel, patrón de la ciudad, te cautivarán casi desde cualquier rincón de esta joya medieval sarda. La mayólica multicolor y sus dibujos geométricos recuerdan a los de tantas iglesias en el levante español, pero en esta, levantada por los jesuitas en el siglo XVII, destaca su factura barroca, sus retablos, sus tallas de mármol y sus capillas laterales. Fuera, unos cuantos locales donde saborear langosta alla catalana: hervida y con rodajas de tomate y cebolla.

4. El Museo del Coral, el preciado oro rojo

Alghero. Coral Musei | alghero.it

¿Sabías que a Alghero también se le conoce como la capital de la Riviera del Corallo (Costa del Coral)? El corallium rubrum que abunda en la zona, y que ha convertido a Alghero en uno de los productores del oro rojo mediterráneo, es el responsable del sobrenombre. Para ahondar en el tema te recomendamos visitar el Museo del Coral, un espacio ubicado en una preciosa villa liberty donde lo sabrás todo sobre este organismo vivo marino al que Alghero debe buena parte de su fama, su historia y su riqueza.

5. La muralla, un lujoso papel de regalo

Alghero. Muralla y bastiones | sardegnaturismo.it

Si quieres disfrutar de todo este recorrido junto al Mediterráneo, no tienes más que caminar junto a las murallas de la ciudad, desde Porta a Mare hasta Piazza Sulis, un muro defensivo levantado en el siglo XVI que cuenta con siete torreones y tres fuertes bien conservados. Más adelante, la ruta continúa por el Lungomare, un paseo marítimo desde el que fotografiar los bastiones, ver los catamaranes atracar junto a los barcos de pesca o disfrutar de uno de los atardeceres con más magia de la zona.



1. Bastion de Saint Remy, el buque insignia

Cagliari. Bastion Saint Remy | Sardegna Turismo

Cagliari, la capital de Cerdeña, es también el acceso natural a la isla y su principal puerto. Puedes empezar aquí el recorrido, en Marina, uno de los cuatro barrios antiguos –junto a Castello, Villanova y Stampace– que ilustra la historia de la ciudad. Si dejas de lado los soportales de la calle Roma y el espléndido Palazzo Civico (Ayuntamiento), y doblas por Regina Margherita, alcanzarás la Piazza Constituzione y las escalinatas de Umberto I, en el Bastion Saint Remy, emblema de la ciudad.

2. Una torre, un elefante y muchas fotos

Cagliari. Torre del Elefante | Carmen R. Pinos

No pienses que las reducidas dimensiones de este elefante harán que pase inadvertido: lo encontrarás en la esquina de Santa Croce, siguiendo la fila de turistas que esperan para poder fotografiar esta torre que, junto a la de San Pancracio, es una de las dos medievales que dan acceso al Castillo. En 1535 Carlos V la incluyó entre las mejores obras militares de Europa, aunque los pisanos la habían construido en 1307, adornada con un elefante de mármol como símbolo del poder marítimo de Pisa.

3. Catedral de Santa María, la joya medieval

Cagliari. Catedral de Santa María | Carmen R. Pinos

Estamos ya en el barrio del Castillo y pegados a otro de los spots imprescindibles para conocer el ADN de Cagliari: la Catedral de Santa María, un edificio elegante y lujoso construido en el siglo XIII. Solo el arquitrabe sobre la puerta y el campanario son los originales. El resto, es fruto de sucesivas reconstrucciones pero, aún así, merece la pena ver el interior –con incrustaciones de mármol blanco, rojo y negro– y el púlpito, una obra maestra del arte medieval decorado con escenas del Evangelio.

4. Museo Arqueológico, el secreto nurágico

Cagliari, Cittadella dei Musei, Museo Archeologico Nazionale | Sardegna Turismo

El más importante museo de Cerdeña es el Museo Arqueológico Nacional de Cagliari, un espacio expositivo situado en Piazza Arsenale que, junto con otros tres centros, forma la Citadella dei Musei. Más de 4.000 piezas se exhiben en sus salas, una serie de joyas fenicias, estatuas romanas y esculturas neolíticas que repasan 7.000 años de historia de la isla, poniendo el foco en los nurágicos, los misteriosos pobladores que sembraron Cerdeña de sus características estructuras redondas de piedra.

5. Un anfiteatro romano con mucho tirón

Cagliari. Anfiteatro romano | Sardegna Turismo

Cerca del casco antiguo de Cagliari y pegado al Museo Arqueológico Nacional, el Anfiteatro Romano es un testimonio de primera mano que muestra el paso de los romanos por la isla. Se construyó a finales del siglo I sobre la ladera rocosa del cerro Buoncamino y llegó a albergar 10.000 espectadores, sentados en gradas que aprovechaban la pendiente del terreno. Abandonado durante siglos, el espacio pertenece hoy al Ayuntamiento, que programa en él conciertos y festivales como Jazz in’ Sardegna.

La imagen que abre el texto es Cagliari. Vía Roma. Barrio de La Marina | Carmen R. Pinos

También te puede interesar…

SUSCRÍBETE a esta NEWSLETTER y, cada semana, recibirás nuestras últimas publicaciones. Es GRATUITO y no te compromete a nada. Además, tus datos nunca se compartirán con terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *