Bob Marley Museum Visit Jamaica

5 claves para aprender a amar el reggae

Jamaica es playas caribeñas, gastronomía de fusión, días en verde+amarillo+rojo… pero, sobre todo, Jamaica es reggae, con su parafernalia –las rastas, la marihuana…– y su ritmo cálido y tranquilo. Hijo del ska y el rocksteady –géneros con los que sigue muy ligado–, el reggae surgió en la década de los 60 en la isla –justo cuando se independizaba del Reino Unido y definía su propia identidad– con icónicos embajadores como The PioneersLong shot bus me bet, es el primer tema grabado de reggae, en 1967–, Jimmy Cliff, Peter Tosh –que formaría The Wailers con Marley y Bunny Wailer–, Prince Buster y el incombustible Bob Marley.

Desde 1994, el 1 de julio se celebra el Día Internacional del Reggae, una ocasión para escucharlo, bailarlo y conocerlo más a fondo y, en 2018, la UNESCO le declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

  1. Las letras son fundamentales y un vehículo de unión reivindicativa en la lucha contra el racismo, los guetos y la discriminación. «Prefiero la tumba a vivir como un esclavo», cantaba Jimmy Cliff en The harder they come.
  2. Reggae, rastafari y marihuana no siempre van juntos. El reggae no es la música oficial de los rastafaris y, de hecho, hay muchos grupos que no procesan ningún tipo de religión. Respecto a la marihuana, tiene un componente místico que a veces cuesta entender; por ejemplo, en la tumba de Bob Marley está permitido fumar, pero por su carácter sagrado. Fuera de aquí, la ley permite consumir marihuana con fines terapéuticos así que, si quieres hacerlo, necesitarás un certificado médico que lo acredite.
  3. Kingston, la capital jamaiquina, es el gran paraíso de los reggaelovers. Para disfrutarlo, recorre Trench Town –el barrio donde surgieron las grandes leyendas–, entra en el Kingston Dub Club, visita el estudio de reggae Tuff Gong y date una vuelta por el Museo de Bob Marley –con teatro, tienda de discos, recuerdos y la posibilidad de comer en el One Love Café– y el de Peter Tosh.
  4. Además de Kingston, Jamaica cuenta con otras muchas visitas obligadas dentro de la ruta del reggae. En Nine Mile (Ocho Ríos) está el mausoleo y la casa de Bob Marley y, en Bull Bay, unas de las cascadas que tanto le inspiraban a la hora de componer. También en Seven Mile (Negril), los cafetales de Blue Mountain
  5. Fiestas, festivales, conciertos… Jamaica entera es un homenaje musical al reggae, al que dedica eventos casi todos los días del año. El próximo, Reggae Sumfest, en Montego Bay, del 18 al 23 de julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.