photographing_the_northern_lights_gildeskaal_northern_norway_photo_petter_formo_www_nordnorge_com_gildeskaal_El viajero global

Trucos para fotografiar auroras boreales en Noruega

Cada año, entre octubre y marzo, en el norte del Círculo Polar Ártico se prepara un espectáculo 100% natural y mágico, en el que el cielo se llena de ráfagas de luces verdes, malvas, rosas, amarillas… Son las auroras boreales, un fenómeno lumínico que puedes disfrutar en escenarios como Tromsø, al norte de Noruega.
Pero, ¿cómo se crea este formidable espectáculo? Cuando el campo magnético de la Tierra atrae hasta la atmósfera partículas procedentes de explosiones y llamaradas solares, hace que éstas choquen contra átomos de nitrógeno y oxígeno, y se liberen multitud de destellos de luces de colores. Así nace la aurora boreal, una imagen llena de luces cuyos colores dependen del tipo de átomos implicados en esta colisión, y que tiene una versión menos famosa en el hemisferio sur: la aurora australis.

Aurora boreal sobre Tromsø | Yngve Olsen Saebbe. nordnorge.com

No hay una regla fija para verlas y, como ya te habrás imaginado si eres aficionado a la fotografía de naturaleza, la paciencia es indispensable. Según los expertos, una noche de luna llena no es la mejor opción ya que puede restar nitidez a la imagen. En cuanto a horas, parece que de 18 h a 01 h hay más probabilidad de verlas y que uno de los mejores meses es noviembre, aunque otros dicen que las de diciembre presentan los colores más intensos que puedas imaginar.
En resumen: tómate tu tiempo, abre bien los ojos y, si consigues ver una aurora boreal, guarda su imagen en la carpeta de momentos únicos. Y, sobre todo, disfruta.

Aurora boreal. Sommarøy | Sven Erik Knoff. Visit Norway
  1. Aléjate de las luces; la contaminación lumínica es la peor enemiga a la hora de capturar las auroras boreales. Cuanto más lejos de un núcleo urbano, mejor.
  2. Consultar la previsión meteorológica también es fundamental. Por mucho que te alejes, si aparecen nubes o lluvia no hay nada que hacer.
  3. ¿Vas a hacer las fotos con una cámara reflex? Entonces, hazte con un trípode (imprescindible; o una piedra, el capó de un coche…) y elige una exposición muy larga, de unos 15 segundos. Además, máxima apertura del objetivo –entre f/1.4 y f/2.8– y alta sensibilidad, unos ISO 1600.
  4. También puede serte muy útil un autodisparador. Si no, activa el autodisparo de la cámara.
  5. Evita el flash y elige un enfoque manual –mejor con un gran angular– guiándote, por ejemplo, por una estrella.
  6. Si prefieres un smartphone, descarga una aplicación que permita cambiar los ajustes de la cámara, como Long Exposure 2, Northerns Lights Photo Taker y NightCap Camera. Además, desactiva la vibración –las llamadas sorpresa te pueden arruinar una buena foto– y cierra el resto de aplicaciones.
  7. El frío reduce la carga de las baterías. Mejor, trae una de repuesto.
  8. La aurora boreal es bonita por sí misma, pero también en relación con otro objeto. Para verla en toda su grandiosidad, incluye en la foto algún elemento de referencia en el entorno: un puente, una montaña, una persona…
  9. No te cortes y pásate haciendo fotos, con pequeñas variaciones de exposición y apertura. A la vuelta ya tendrás tiempo de seleccionar las que más te gusten.
  10. Estás en el Norte de Noruega, así que, por mucho que te emociones con la perspectiva de capturar una aurora boreal, abrígate, mucho, todo lo posible. Aparte de desagradable y peligroso, tener los dedos congelados te impedirá hacer fotos.

La imagen que abre el texto es Fotógrafos con la auroral boreal en Gildeskål, Norte de Noruega | Petter Formo. nordnorge.com/Gildeskaal.

Luces del Norte en Tromsø | www.7minus.com

SUSCRÍBETE a esta NEWSLETTER y, cada semana, recibirás nuestras últimas publicaciones. Es GRATUITO y no te compromete a nada. Además, tus datos nunca se compartirán con terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *