Pabellón de España en la Expo Dubai 2020

Expo Dubái 2020, la gran ventana al mundo

7 claves para no perderse lo mejor de la Expo

El avance mundial del coronavirus obligó a retrasar este evento, que mantiene su nombre –Expo 2020 Dubái– y que, finalmente, se realiza entre el 1 de octubre de 2021 y el 31 de marzo de 2022. Sostenibilidad, Movilidad y Oportunidades son los tres distritos –cuentan con pabellón propio– sobre los que se articula el lema de la feria –Conectando mentes, creando futuro–, que se realiza por primera vez en Oriente Medio.

Las nuevas tecnologías y la vida sostenible marcan cada una de las zonas temáticas, paseos futuristas en los que los visitantes caminan entre árboles solares e inteligencia artificial y en los que destacan el área de proyección en 360º más grande del mundo, la playa artificial de Brasil, el tobogán de Luxemburgo, la selva tropical de Singapur y, por encima de todo, la creatividad de los grandes iconos de la arquitectura mundial.

1. España celebra su gran momento

El estudio Amann-Cánovas-Maruri firma el Pabellón de España: 5.800 m2 cubiertos por coloridos volúmenes en forma de cono y paneles fotovoltáicos. Bajo el lema inteligencia para la vida, el espacio sintetiza nuestros vínculos con el mundo árabe y la aportación española a la cultura global. Dentro, una apuesta por la innovación tecnológica, con propuestas como El Atrio de Daniel Canogar, la película Luna de Agosto de Nacho Vigalondo, El Bosque de la Inteligencia –que produce oxígeno– y proyectos culturales y de start ups comprometidos con la mejora de la calidad de vida.

2. Un proyecto 100% sostenible en el pabellón de Italia

Un experimento de la economía circular. Este es el resumen del sorprendente Pabellón de Italia firmado por Carlo Ratti Associati e Italo Rota. Para su construcción, los arquitectos han utilizado materiales tan insólitos como cáscara de naranja, café molido, algas y arena. Las cuerdas de la fachada están realizadas a base de plástico reciclado y, el techo, con los cascos de algunos barcos. Además de su intención eco, los materiales crean un sistema de control del clima que sustituye al aire acondicionado. Todo un acierto.

3. El ‘merchandising’ más universal

Más de 190 países participantes y 25 millones de visitantes, de los cuales, el 70% son extranjeros. Las cifras asustan y ponen en marcha un plan de marketing para que nadie se quede sin el preciado recuerdo de este evento mundial. Entre lo más vendido: el pasaporte amarillo –un libro de recuerdos que recibe el sello de cada pabellón visitado– y Opti, el robot naranja movido por inteligencia artificial que saluda y guía a los visitantes.

4. Un homenaje a la tierra en Marruecos

Unir técnica y tradición, no solo es posible, sino que arroja resultados tan espectaculares como el Pabellón de Marruecos. El equipo de arquitectos responsable de su diseño, OUALALOU + CHOI, ha apilado 22 volúmenes rectangulares fabricados con tierra apisonada, una técnica milenaria en la construcción marroquí. Además, la estructura –que incluye restaurante, salón de té, área de comida callejera…– cuenta con un profundo patio interior donde confluye todo el edificio, otro elemento básico en la arquitectura de Marruecos.

5. Con el sello de su majestad Foster

Ciudades inteligentes, big data, transporte autónomo… Las urbes del futuro utilizan la inteligencia artificial para llevar a los visitantes a los confines del tiempo pero, mientras, Foster+Partners difuminan los límites entre lo físico y lo digital y crean Alif-The Mobility Pavilion, con el ascensor de pasajeros más grande del mundo, capaz de transportar a más de 160 personas a la vez. Y una pista semi subterránea que muestra en directo cómo funcionan los dispositivos de vanguardia y confirma que, la movilidad, ha sido el gran motor de desarrollo de la humanidad.

6. Y en eso llegó Calatrava

Inmersiva y multisensotial, el pabellón de los Emiratos Árabes Unidos diseñado por Santiago Calatrava convierte en estructura el flujo de movimiento con 28 alas automatizadas que pueden abrirse y girar. Cada una de estas alas –incluye paneles fotovoltaicos–, rinden homenaje a la tradición de cetrería del país, regulan la temperatura y sirven como protección contra la lluvia y las tormentas de arena. Además, un tragaluz central reproduce el logo de la EXPO de este año y proporciona luz natural al interior.

7. Reino Unido y su insólito poema colectivo

Para celebrar el factor multicultural y colaborativo que caracteriza al Reino Unido, la artista y diseñadora Es Devlin propone el Poem Pavilion, un edificio que utiliza inteligencia artificial con la que crea diferentes poemas colectivos. Al entrar, cada visitante propone una palabra, en inglés y árabe; posteriormente, un algoritmo de aprendizaje las compila de acuerdo a un patrón poético y, cada minuto, genera un poema que se ilumina con luces LED sobre una estructura escultórica de madera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.