Dormir en casa de las pelayas

Dormir en casa de las Pelayas, en pleno Oviedo

El Monasterio de San Pelayo ofrece acogida, arte y mucho silencio

Lo mejor de este alojamiento no es que esté situado junto a la mismísima Catedral de Oviedo. Ni que cuente con un patrimonio arquitectónico de lujo, en el que destacan una arquería con capiteles del primer románico asturiano y un coro de madera tallado del siglo XVII. Lo que realmente llama la atención de este alojamiento es que no se trata de un hotel, sino de un monasterio de monjas de clausura benedictinas.

Son las pelayas, una congregación que practica la oración y acoge a todo aquel que busque un espacio de calma en medio de la ciudad. La hospedería cuenta con 12 habitaciones sencillas y mixtas, en las que puedes alojarte un máximo de una semana. Está abierta todo el año, excepto en agosto, y se reserva contactando con la Hermana Hospedera (Tel. 985 21 89 81). Durante tu estancia, puedes participar en la oración de la Comunidad, probar alguno de sus dulces –pastas de avellana, galletas de mantequilla, rosquillas de San Blas…– o, simplemente, disfrutar de este espacio de silencio en el centro urbano.

Además, cuentan con salas para eventos –una, con capacidad de hasta 100 personas– y con un sello propio para sellar las credenciales de los peregrinos, ya que aquí nace el Camino Primitivo de Santiago, que une Oviedo con Compostela.


Monasterio de San Pelayo
San Vicente, 11. Oviedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.