Carnaval de Puno Perú

Comienza el día de la pachamama en Puno

Las fiestas de la Virgen de la Candelaria son, junto al Carnaval de Río de Janeiro y al de Oruro, en Bolivia, una de las tres mayores festividades de toda Sudamérica y la más multitudinaria de todo Perú. Entre finales de enero y las dos primeras semanas de febrero, más de 30.000 danzarines y 8.000 músicos llenan las calles de Puno en esta colorida manifestación cultural, la más grande de todo Perú, que la Unesco ha declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En esta ciudad del altiplano peruano situada al sur del país, junto al lago Titicaca, la fe católica y el misticismo andino crean un sincretismo religioso en el que se rinde homenaje a la patrona de Puno en sus dos facetas: la Virgen de la Candelaria y la pachamama, la madre tierra que protege la fertilidad del campo y el ganado. El culto a la virgen comenzó en 1781, cuando la ciudad estaba sitiada por las tropas de Túpac Amaru y los habitantes salieron en procesión con velas y zampoñas, con una algarabía que consiguió espantar a los invasores.

Las culturas quechua, aimara y mestiza se unen en esta grandiosa manifestación, que comienza con la Presentación de Danzas Autóctonas que llenan las calles de trajes típicos, y continua con las vísperas, la procesión de Mamacha Candelaria –como se le conoce, en el que las familias entregan papelitos con oraciones a su patrona–, el Gran Concurso de Trajes de Luces en el estadio Torres Belón, la música, los fuegos artificiales, los tamales y la Gran Veneración a la Virgen de la Candelaria, un recorrido de más de 4 km en el que compiten coloridos danzantes de toda la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.