Murua viñedos – El viajero global

Murua, el arte de amar el vino

Elciego, en plena Rioja Alavesa, fue el lugar elegido en 1974 por Masaveu Bodegas para iniciar su aventura en el mundo del vino. El sueño comenzó con Bodegas Murua, en un espacio muy competitivo y de alta calidad, con suelos complicados y un clima duro que, en su caso, les hizo crecer. De eso hace ya 50 años y Murua sigue instalada a los pies de la Sierra de Toloño, con 80 hectáreas de viñedo propio, una rara avis en un territorio donde lo habitual es tener 1 o 2 hectáreas. Y un as en la manga que le permite controlar la calidad pero también experimentar sin perder de vista el respeto por la naturaleza, y por una tierra cara –en Rioja Alavesa la hectárea alcanza los 52.000 €, frente a los 17.000 € del resto de España– y capaz de dar mucho de sí. Es una pasión por el mundo vinícola que se contagia y se percibe en cada una de sus botellas. Nos acercamos a Murua para descubrir el arte de amar el vino.

1. Los viñedos celebran la primavera

Viñedos con viticultura regenerativa | EVG
Mathieu Barrault, enólogo de Bodegas Murua | EVG

Los viñedos son el alma de esta bodega, no solo porque aquí se cría la materia prima de la que saldrán unos caldos excepcionales, sino porque refleja una forma de trabajar con bajo rendimiento pero con un respeto total por el medio ambiente. En Murua se practica la viticultura regenerativa, una corriente agroforestal que respeta el proceso natural: no se riega, no se abona (o se hace lo menos posible) y no se alteran los sustratos de la tierra, un orden natural que se rompe al ararla. También se analiza la profundidad de las raíces de algunas plantas silvestres que pueden facilitar el crecimiento de las vides, se colocan nidos de murciélagos para que coman polillas… se trata de estudiar este internet vegetal con el que se comunican las plantas y de buscar soluciones con la menor intervención posible.

2. Una casa con mucha vida interior

Edificio de las Bodegas Murua | EVG
Fachada de Bodegas Murua | EVG

El edificio principal de Murua es una casa solariega con la arquitectura típica de esta zona de la Rioja Alavesa, con blasones, muros de piedra y recias puertas de madera. Las bodegas ofrecen diferentes opciones para que puedas conocerla a fondo, desde la experiencia Masaveu Bodegas –con visita guiada a la sierra de Toloño, el viñedo y la bodega y degustación de vinos de las diferentes zonas y de sus cinco D.O. (50 €)–, hasta Conociendo Murua, con cata de tres vinos, visita a la casa –biblioteca y obras de arte incluidas– y recorrido por la bodega y los viñedos (30 €). Además, se pueden elegir experiencias personalizadas y eventos privados, incluso con música en directo.

3. Arte en todos los formatos

Chozo de la finca Vallobera | Bodegas Murua
Biblioteca de Bodegas Murua | EVG

En Murua el arte les sale por los cuatro costados. No estamos en un museo, sino en una bodega, pero contemplar la extraordinaria colección privada de la Corporación Masaveu –con obras de artistas como Álvarez de Sotomayor, Juan de Arellano, Francisco de Goya y Miquel Barceló, entre otros– mientras degustas uno de sus caldos, no tiene precio. Te sorprenderá también la exclusiva biblioteca, con más de 2.450 libros y revistas con litografías referentes a enfermedades y plagas de las uvas, dibujos y reproducciones de tipos de uvas y todo tipo de ejemplares relacionados con el mundo del vino, desde el siglo XVI hasta nuestros días. La última adquisición artística de la bodega puedes verla en un chozo del siglo XIX situado en la finca Vallobera, un guardaviñas construido como una cúpula, sin argamasa, que acaba de ser catalogado Patrimonio Histórico-Arquitectónico de la Diputación de Álava.

4. La alquimia de la bodega

Interior de la bodega | EVG
Sesión de cata | EVG

El rincón secreto donde se decide y prepara cada nueva producción vinícola es la bodega, un laboratorio silencioso donde el enólogo y su equipo combinan experiencia, tecnología y creatividad para experimentar con nuevos sabores. En algunas zonas, los toneles no sirven para envejecer, sino para experimentar; los encontrarás encaramados en soportes de madera, como se hacía antaño, listos para encender un fuego por debajo y acelerar así el proceso de fermentación. Todo este meticuloso proceso –la decisión de usar barricas nuevas o antiguas, la combinación de diferentes vinificaciones…– puedes conocerlo y disfrutarlo en las sesiones de cata, un completo festival de sabores en todos los sentidos.

5. El resultado final: unos vinos de lujo

Vinos centenarios de la bodega | EVG

El carácter fronterizo de la D.O. Rioja Alavesa –son vinos atlánticos, no mediterráneos, aunque están en el límite entre uno y otro sabor– dificulta el proceso de producción pero, al mismo tiempo, abre una puerta a infinitas nuevas combinaciones. En Murua, la experiencia lleva años saliendo muy bien, con todos sus vinos acostumbrados a copar los primeros puestos en los ranking del sector y con la excelencia como objetivo en el día a día, pero sin perder de vista la curiosidad por nuevos sabores, tanto en su gama tradicional, como en las de vanguardia e inspiración.

M de Murua. Elegante, afrutado y con una gran personalidad, este es un vino que necesita espacio para poder transmitir todos sus matices. Elaborado por completo con uvas tempranillo procedentes de los viñedos más antiguos de la bodega, su edición limitada –poco más de 3.500 botellas– lo convierten en un artículo de lujo para los amantes de la calidad. 39 €

Murua Blanco Fermentado en Barrica. Viura, malvasía y garnacha blanca son el trío de lujo con el que se elabora esta sorprendente (y deliciosa) rareza: un vino que se comporta como un tinto –soporta el envejecimiento, se saborea mejor a 14ºC…–, pero es un blanco, con toques de manzana y pera que evolucionan a mantequilla y hojaldre. 17,80 €

Veguín de Murua Gran Reserva. La joya de la corona de la gama tradicional (y de la bodega) es este caldo exclusivo que solo se elabora en añadas excepcionales, con viñas antiguas –casi centenarias– y con una producción que no supera las 15.000 botellas. 52 €

Murua Reserva. Las uvas tempranillo –mayoritarias–, se alían con las graciano y mazuelo para dar forma a este vino contundente y con cuerpo que, después de 20 meses en barricas de roble y un mínimo de 4 años de reposo, consigue reflejar la complejidad de esta D.O. 16,86 €

VS Murua 2020. A pesar de sus 16 meses de crianza en barricas de roble francés y americano, la madera no protagoniza el sabor de este caldo, una de las últimas apuestas de la gama más vanguardista de la bodega. En su lugar, encontrarás un perfecto equilibrio entre las notas frutales de la uva y las florales del monte alavés. 14,82 €

La imagen que abre el texto es Paseo por los viñedos de las Bodegas Murua | EVG

También te puede interesar…

SUSCRÍBETE a esta NEWSLETTER y, cada semana, recibirás nuestras últimas publicaciones. Es GRATUITO y no te compromete a nada. Además, tus datos nunca se compartirán con terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *