Guggenheim-museum-nyc-credit-david-heald El viajero global

7 planes gratis en Nueva York, la ciudad más cara del mundo

La más amigable, canalla, noctámbula, desinhibida… y cara: así lo confirma un estudio de The Economist que, en 2022, situó a Nueva York en el primer puesto –con un empate técnico con Singapur– entre las ciudades más caras del mundo para vivir. ¿Quiere esto decir que te vas a quedar sin conocer las mil y una maravillas que ofrece la gran manzana? Por supuesto que no, pero sí que debes revisar los gastos y, en la medida de lo posible, apostar por visitas totalmente gratuitas. Para que tu economía no se resienta, hemos seleccionado (de momento) 7 planes gratuitos para disfrutar Nueva York sin gastarte ni un dólar.

1. Coger un ferry para ver la Estatua de la Libertad

Staten Island Ferry | Christopher Postle Waite. nycgo.com

Comenzamos visitando la joya de la corona de la ciudad, la Estatua de la Libertad, y lo hacemos a bordo del ferry de State Island –el medio de transporte que traslada a los trabajadores de esta zona de Nueva York a Manhattan– que, en los últimos años, se ha puesto de moda. Gratuito desde 1997, cada día más de 70.000 trabajadores se suben a este barco, que está repleto de turistas y funciona las 24 h. Zarpa de Whitehall Ferry Terminal, el trayecto dura 25 min y no para propiamente en la isla Ellis, pero pasa muy cerca y te regala unas vistas de lujo.

2. Escuchar una misa góspel

La segunda parada es otro clásico que, si aún no lo conoces, te recomendamos encarecidamente: asistir a una misa de góspel. Hay infinidad de iglesias repartidas por toda la ciudad que celebran estas misas, todas son de acceso libre, aunque las más famosas están en Harlem y Brooklyn. La mayoría son los domingos por la mañana y duran unas 3 h. Entre nuestras favoritas: The Brooklyn Tabernacle, muy al estilo gran espectáculo –parece un teatro más que una iglesia– y cada vez con más volumen de turistas –la voz corre como la pólvora–, pero está muy bien comunicada y sus voces son celestiales.

3. Atravesar el puente de Brooklyn

Brooklyn Bridge | Antonio. Gabola. Unsplash

¿Cruzar el Puente de Brooklyn? Pues sí, cruzar el Puente de Brooklyn. Da igual que sea tu primera vez en Nueva York o la décima: atravesar los casi 2 km (1.834 m) del puente siempre es mágico y siempre te regala una sorpresa o nuevos puntos de vista. Puedes buscarlos durante los 25 minutos que se tarda en atravesarlo y disfrutar, por ejemplo, con el recuerdo de Cómo casarse con un millonario, Fiebre del Sábado Noche o Soy Leyenda, películas con escenas rodadas sobre este puente. O con la luz del atardecer sobre sus cables de acero.

4. Ver el Empire State desde el ‘rooftop’ de 230 Fifth

230 fifth Rooftop | 230 fifth

El de 230 Fifth es el rooftop más grande de todo Nueva York y abre todo el año, pero no te lo recomendamos por eso, sino porque puedes sentarte tranquilamente en su terraza a ver el Empire State y sin pagar ni un dólar. El local organiza numerosos eventos, conciertos de música en vivo, fiestas… a los que puedes sumarte (esta entrada sí tiene coste) y cuenta con restaurantes y espacios donde comer o tomar una copa. Si lo prefieres, puedes llevar comida, aunque solo se permiten pastelitos, y meterlos tiene un recargo de $40.

5. Descansar en la terraza de la Stavros Niarchos Library

Stavros Niarchos Library | nycgo.com

También en las alturas pero, esta vez, no tanto por las vistas sino para tomar un respiro y reorganizar planes, te recomendamos la Stavros Niarchos Library, el lugar idóneo para hacer un alto en el camino. Tiene wi-fi y baños gratuitos, acceso a todo su material bibliográfico y, tras su reciente remodelación, cuenta con una terraza con una parte cubierta, ideal para el invierno. Abre a diario –excepto los lunes–, de 8:00 h a 19:00 h, aunque el horario cambia a menudo así que es mejor comprobarlo en la web antes de ir.

6. Recorrer Central Park con nieve

Central Park | Tagger Yancey. nycgo.com

Cualquier momento del año es el ideal para recorrer los 3,4 km2 de Central Park, el gran pulmón verde de Manhattan, y visitar Strawberry Fields –el memorial dedicado a John Lennon–, subir al castillo de Belvedere o hacerte un selfie en Hernshead Rocks, frente al lago y los rascacielos de la ciudad. Pero, durante los meses de invierno, pasear sobre sus avenidas, como el Paseo Literario, completamente nevadas, la añade un plus de romanticismo al parque más famoso del mundo.

7. Visitar el Museo Solomon R. Guggenheim

Museo Solomon R. Guggenheim | Fundación Solomon R. Guggenheim. nycgo.com

De los más de 100 museos con que cuenta Nueva York, cerca de 60 están en la isla de Manhattan y muchos de ellos son totalmente gratuitos. Otros tienen acceso libre unas horas a la semana o un día entero y, un tercer grupo, no cobra entrada como tal, pero reserva una franja horaria para que accedas pagando lo que quieras que, obviamente, puede ser cero dólares. Es el caso del museo Solomon R. Guggenheim que, los sábados de 18:00 h a 20:00 h, cuenta con la opción paga lo que quieras; un plan perfecto para ver, tanto el continente –el edificio es un diseño de Frank Lloyd Wright–, como el contenido del museo de arte contemporáneo más importante del mundo.

La foto que abre el texto es Museo Solomon R. Guggenheim | Fundación Solomon R. Guggenheim. nycgo.com

También te puede interesar…

SUSCRÍBETE a esta NEWSLETTER y, cada semana, recibirás nuestras últimas publicaciones. Es GRATUITO y no te compromete a nada. Además, tus datos nunca se compartirán con terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *